La campaña de Louis Vuitton que podría costarle a Michael Phelps sus medallas olímpicas

La campaña de Louis Vuitton que podría costarle a Michael Phelps sus medallas olímpicas

Muchos son los deportistas que, una vez terminada su andadura por las competiciones profesionales, buscan la manera de rentabilizar su imagen haciendo carrera en el mundo de la publicidad. El caso más reciente es el del nadador estadounidense Michael Phelps que en mayo de este año anunciaba su retirada de las competiciones de alto rendimiento al finalizar los Juegos Olímpicos de Londres 2012. La despedida de Phelps no pudo ser más dorada, batiendo el récord de deportista con mayor cantidad de medallas en la historia de los juegos, y a la espera de convertirse en imagen oficial de la nueva campaña de la firma francesa Louis Vuitton.

Pero lo que no sabía el nadador norteamericano es que esta campaña podría traerle un terrible quebradero de cabeza y hacerle perder las medallas conseguidas en los Juegos de Londres, cuatro de oro y dos de plata, por culpa de una falta de cálculo con las fechas. Al parecer el reglamento Internacional del Comité Olímpico establece que ningún competidor de los JJOO puede aparecer durante la duración de los mismos en campañas publicitarias de marcas que no sean patrocinadoras del evento, y así lo apunta en su regla número 40: Ningún atleta puede realizar campañas de marketing no relacionadas con los juegos durante la duración de estos, o por un tiempo determinado después del final.

Michael Phelps para Louis Vuitton

Por eso el lanzamiento de estas imágenes del deportista como imagen de Louis Vuitton (una lanzada de forma oficial por la firma a través de sus perfiles de redes sociales, y la otra al parecer filtrada) justo al terminar la competición pone a Michael Phelps en un aprieto y en el punto de mira del COI, que deberá decidir si toma alguna medida al respecto.

Michael Phelps para Louis Vuitton

En la campaña oficial Phelps comparte protagonismo con la gimnasta soviética Larisa Latynina, de 77 años de edad, y que ostentaba hasta que el nadador se lo arrebató el récord de deportista con más medallas olímpicas. Ambos fueron retratados por el objetivo de Annie Leibovitz bajo el eslogan Dos carreras extraordinarias, un mismo destino.

Vía | La República

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por
Hay un comentario para este artículo
  1. Pingback: El misterioso viaje de Louis Vuitton | BPrimeriti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *