Michelle Obama repite como portada de Vogue

Michelle Obama repite como portada de Vogue

Hasta hace poco protagonizar una portada de la versión estadounidense de la revista Vogue era un privilegio reservado a las top models del momento, estrellas de Hollywood y otras reinas del glamour. Pero la llegada de Hillary Clinton a la Casa Blanca nos reveló que una primera dama también podía ser un icono de estilo, y Vogue nos la presentó enfundada en un sobrio pero elegante vestido de terciopelo sentada sobre el sofá del Cuarto Rojo de la residencia presidencial.

La portada tuvo repercusión por ser la primera en la que el mundo de la política tenía un lugar tan destacado en una publicación sobre moda, pero tampoco fue más allá porque la mujer de Bill Clinton se caracterizaba, sobre todo en sus inicios, por tener un estilo bastante clásico y alejado de las tendencias.

Michelle Obama Vogue 2013

En el extremo opuesto nos encontramos con Michelle Obama, que en abril estrenará la que ya es su segunda portada para Vogue USA. La actual Primera Dama de los Estados Unidos se ha convertido en una especie de hada madrina capaz de hacer que todas las miradas del mundo se posen sobre un determinado diseñador solo por lucir uno de sus vestidos en un momento clave. Michelle, conocedora de su poder de prescripción, lo utiliza para promocionar a jóvenes diseñadores y se atreve a dar lecciones de estilo mezclando en un mismo look prendas de grandes marcas con accesorios low cost. Y todo ello sin perder la elegancia que su papel en la presidencia le exige.

Michelle Obama Vogue 2013 01

Su olfato para las tendencias y su apoyo a la industria de la moda le ha granjeado la simpatía de personalidades como Anna Wintour o el propio Karl Lagerfeld, que han mostrado públicamente su apoyo a Barack Obama en su segunda candidatura.

Michelle Obama Vogue 2013 02

En esta ocasión el vestido elegido para la portada, inmortalizada por el objetivo de Annie Leibovitz, estaba firmado por el diseñador Reed Krakoff.

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *