Emma Watson se viste de Oscar de la Renta para la última premiere de Harry Potter

Emma Watson se viste de Oscar de la Renta para la última premiere de Harry Potter

Anoche tuvo lugar el estreno de la última entrega de una saga que ha marcado un antes y un después en la literatura fantástica juvenil. Nos referimos por supuesto a Harry Potter y las reliquias de la muerte (parte 2), cuya premiere reunió en Leicester Square a miles de fans en busca de un autógrafo o una foto con los protagonistas de la película.

Fue sin duda una noche muy emotiva, que pone un dorado broche final a una etapa de once años, en los que se han rodado las ocho películas, y hoy las fotografías del evento dan la vuelta al mundo.

Muchas miradas estaban centradas en Emma Watson, que gracias a la popularidad adquirida con la saga ha comenzado a labrarse una fructífera carrera como modelo e imagen de grandes firmas de moda. Sin embargo, y a pesar de que la mayoría de los medios alaban y ensalzan la elección de su vestido, nosotros discrepamos, ya que creemos que no fue la opción más acertada.

Emma Watson eligió para despedirse de su personaje de Hermione Granger un vestido largo de Oscar de la Renta, con falso escote palabra de honor. El cuerpo estaba decorado con pailletes, y la falda se componía de jirones de tul que le conferían mucho volumen y un aspecto espumoso.

Desde nuestro punto de vista, el primero de los fallos fue el color, ya que la mezcla de gris plata y gris perla la hacía parecer mayor, y no se trataba del tipo de vestido más adecuado para el peinado que la actriz lucía. A pesar de que su corte de pelo pixie nos encantó en un principio, Emma parece estar en esa incómoda etapa en la que intenta dejarlo crecer de nuevo, y con la longitud que lucía durante la premiere hubiera estado más favorecida si hubiese elegido un vestido con silueta años veinte.

Otro de los pequeños fallos que le encontramos es su maquillaje, ya que las cejas tan excesivamente marcadas junto con las sombras grises le ensombrecían demasiado la mirada.

¿Qué os parece? ¿Creéis que su look fue un acierto o que podría mejorarse?


 

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por
Hay 11 comentarios para este artículo
  1. Clara en 10:39 am

    No me gusta nada, ni el pelo, ni el maquillaje ni el vestido. Estaba infinitamente más favorecita en la campaña de Burberry.

    • Primeriti en 10:55 am

      Coincidimos totalmente contigo, Clara. Pero parece que a todos los blogs de moda les ha dado por repetir sin fundamentos lo maravillosa que iba, cuando ni el vestido ni el color le hacen justicia.

      Muchas gracias por tu comentario!

    • Primeriti en 7:30 pm

      Bueno, pero como no puede elegir el largo de su pelo, lo mínimo que podía haber hecho es vestirse de manera adecuada. Pero para gustos los colores! 🙂

  2. perehe en 12:33 pm

    A mí el vestido en sí, me gusta mucho, mucho, a excepción de ese falso escote… Otro tema es si a ella le favorecía o no. Probablemente no fuese su modelo más favorecedor (estoy de acuerdo en que la hacía mayor, fuese por el color, por la combinación con el pelo y maquillaje….), pero aún así estaba más que pasable.

  3. Mireia en 3:05 pm

    Bueno a mi me gusta su corte de pelo pero no esque le quede muy bien, pero bueno. A mi no me gusta el vestido porqué para mi es muy atrevido bueno para mi para otras puede ser que no. A y no es que le quede muy bien.

  4. Pingback: Las dos caras de Emma Watson en Harper’s Bazaar UK – La Bruja con Tacon de Aguja
  5. Nati en 7:48 am

    A mi el vestido me parece divino,la verdad, el problema es(a mi entender) que o el vestido o el peinado…..Vamos que ese peinado pedia a gritos otro vestido.Enma fue muy valiente al cambiar de forma tan radical su imagen y creo que hasta ahora habia sabido combinarlo a la perfección,pero nadie es perfecto y esta vez le falto un poquito de acierto.

  6. Pingback: El estilo boyish de Emma Watson en la portada de T Magazine | BPrimeriti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *