Tu estilista: Dale una vuelta de tuerca a tu chaqueta de tweed

Tu estilista: Dale una vuelta de tuerca a tu chaqueta de tweed

Seguir el actual ritmo de tendencias puede llegar a convertirse en un lujo apto solo para los bolsillos más afortunados. Por eso ahora más que nunca llega el momento de echar mano del ingenio para actualizar esas prendas de nuestro fondo de armario que, con un par de detalles, pueden dar un aire totalmente renovado a nuestro look.

Hoy hemos elegido como protagonista de nuestra sección de estilismo a una prenda que no debe faltar en el guardarropa de ninguna mujer actual: la chaqueta de tweed. Una chaqueta de tweed es una prenda mucho más versátil de lo que nos podamos imaginar, ya que es el elemento perfecto para aportar algo de calidez a un look formal perfecto para ir en invierno a la oficina, pero también podemos utilizarla para conseguir un estilo mucho más juvenil y desenfadado.

Tu estilista chaqueta de tweed look oficina

Si te cuesta imaginar una chaqueta de tweed dentro de un look que no esté compuesto por la típica falda recta acompañada de blusa clásica y taconazos, como el de la imagen, sigue leyendo y toma buena nota de la alternativa que te proponemos.

A veces basta un pequeño detalle para darle un aire totalmente distinto a una prenda determinada. En este caso ese detalle es la solapa de pelo sintético que le hemos añadido a la chaqueta de tweed. Para que el look resultase mucho más casual hemos sustituido la falda por unos shorts de color burdeos, el tono estrella de la temporada, aunque hemos conservado el toque femenino con un jersey de punto en color beige con detalles de encaje.

Tu estilista chaqueta de tweed look casual

Por último hemos añadido unos botines de tacón acordonados, de ante también burdeos, y un bolso de cuero de tipo satchel. El resultado es un estilismo muy cómodo y femenino, perfecto para ir de compras o a tomar algo con tus amigas este fin de semana. ¿Qué te parece? ¿Te animas a darle una vuelta de tuerca a tu chaqueta de tweed?

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *