5 piscinas insólitas para darse un chapuzón

5 piscinas insólitas para darse un chapuzón

La semana pasada te poníamos los dientes largos con algunas de las piscinas naturales más hermosas del mundo y en esta ocasión hemos elegido para arrancar la semana en nuestro blog cinco piscinas artificiales insólitas en las que no nos importaría darnos un chapuzón este verano.

Encabeza nuestra lista la piscina del hotel The Library, en Tailandia, popular entre los turistas por su inusual color rojo. Pero no te dejes engañar: se trata solo de una ilusión óptica provocada por el color de sus baldosas.

Piscina roja de Chaweng Beach

La piscina del hotel Intercontinental Festival City de Dubai no es apta para aquellos que sufran pánico a las alturas, aunque te permite disfrutar de unas vistas inigualables del skyline de la ciudad.

Piscina en el hotel Intercontinental Festival City de Dubai

Lo mismo ocurre con la piscina del hotel casino Marina Bay Sands de Singapur, que está situada nada más ni nada menos que en la planta cincuenta y siete de dicho de edificio.

Piscina en la planta 57 del Casino Marina Bay Sands de Singapur

El efecto óptico de esta piscina en Mumbay también puede darnos un poco de vértigo, ya que nos muestra los rascacielos de la ciudad de Nueva York como si esta estuviera sumergida bajo nuestro pies. Se trata de una iniciativa para concienciar sobre las consecuencias del calentamiento global llevada a cabo por HBSC.

Piscina con imagen de ciudad sumergida en el fondo

Y en último lugar nuestra piscina favorita: la piscina cubierta más grande del mundo. Ocean Dome está situada en Miyazaki y mide trescientos metros de largo por cien de ancho. La temperatura interior ronda siempre los 30ºC, perfecta para disfrutar de un buen chapuzón, y el techo muestra a los visitantes un perfecto cielo artificial con nubes. Tiene incluso un pequeño volcán y cuenta con su propio sistema para crear olas.

Ocean Dome en Miyazaki

¿Qué te parecen estas cinco piscinas? ¿En cuál te gustaría refrescarte este verano?

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *