5 consejos para desintoxicarte de los excesos navideños

5 consejos para desintoxicarte de los excesos navideños

Después de una copiosa cena de Nochebuena, y de un almuerzo de Navidad bastante generoso, es bastante probable que a estas alturas no quiera ni oír hablar de nada relacionado con la comida. Pero todavía nos quedan por delante la cena de Nochevieja y el imprescindible roscón de Reyes, así que nada mejor que aprovechar estos días para desintoxicarte un poco de los excesos y darle un respiro a tu cuerpo para que aguante el envite calórico que aún está por llegar.

Estos cinco consejos no pretenden hacerte perder peso, ya habrá tiempo de ponerse a dieta en 2013, sino depurar un poco tu organismo del excesivo aporte de grasas de estos días para que te sientas mucho mejor.

  1. Los líquidos son la clave. No es ninguna novedad, cuanto más líquidos bebas más rápidamente ayudarás a tu organismo a eliminar toxinas. Si no te ves capaz de beber dos litros de agua al día, prueba también con zumos de frutas y verduras. Si pueden ser naturales mejor que mejor, y si no intenta al menos que no tengan azúcares añadidos.
  2. Evita la carne. Después del jamón y el pavo o el asado de estos días ya has tenido una buena dosis de carne, ¿no crees? Pásate al pescado al menos hasta Nochevieja y tu colesterol te lo agradecerá.
  3. Solo frutas. Nada depurará mejor tu organismo que pasar un día entero a base de frutas y verduras. Puedes añadir también algún caldo en caso de que eches de menos tomar al menos un plato caliente.
  4. Sáltate la cena. Es muy fácil saltarse el desayuno cada vez que decidimos ponernos a dieta, pero se trata de la comida más importante del día y es imprescindible que resulte rica y equilibrada si no queremos que nos falten las energías. Si estás decidido a comer menos prueba a saltarte la cena, y sustitúyela por un yogur y una pieza de fruta.
  5. Haz algo de ejercicio. No esperes a que empiece el 2013 para prometerte que te apuntarás al gimnasio y aprovecha los días de vacaciones para ir incorporando algún tipo de entrenamiento suave a tu rutina diaria. No hace falta que sea un entrenamiento demasiado exigente, bastará con un buen paseo en caso de que tu vida sea demasiado sedentaria.

Seguir estos consejos te ayudará a sentirte mucho mejor contigo mismo, y a disfrutar de las cenas y comidas que aún nos quedan con muchísima menos culpabilidad.

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por
Hay 4 comentarios para este artículo
    • Primeriti en 1:57 pm

      Muy bien hecho, Isabel, tenemos que cuidarnos que todavía nos quedan comilonas por delante.

      Feliz Navidad para ti también. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *