Este verano broncéate sin sol

Este verano broncéate sin sol

Los primeros días del verano son difíciles: demasiadas partes del cuerpo a la vista después de varios meses de no prestarles la debida atención. Puede que tu tono de piel esté lejos del bronceado con el que fantaseabas, pero nosotros vamos a ayudarte a ponerle remedio con un gesto tan sencillo como el que realizas cada mañana para maquillarte gracias a los polvos de efecto bronceador.

Si no quieres sufrir en tu piel los efectos dañinos de la exposición directa al sol, y no tienes paciencia para andar aplicándote productos autobronceadores, los polvos bronceadores son la solución perfecta para ti: de fácil aplicación, efecto instantáneo y eliminación inmediata.

Mientras que los autobronceadores requieren práctica y destreza a la hora de aplicarlos, y no están exentos del riesgo de sufrir las temidas manchas anaranjadas, la aplicación de los polvos permite un margen más amplio de correcciones, y podemos rectificar sobre la marcha para conseguir un resultado más o menos intenso.

Hoy en el blog de Primeriti queremos hablarte de las distintas texturas y formatos en las que puedes encontrarlos, y ayudarte a descubrir cuál es el más adecuado según la ocasión o tu tipo de piel.

Los cosméticos de efecto bronceador pueden encontrarse en polvo, en crema o en gel, y pueden ser mates o irisados. Al igual que los coloretes y los polvos translúcidos, los polvos bronceadores pueden encontrarse en perlas, polvos sueltos y compactos. Esta textura en su versión mate es la más adecuada para las pieles grasas y mixtas, ya que matifica las zonas más conflictivas de este tipo de cutis. Ya sean en perlas, polvos sueltos o compactos, este tipo de bronceadores se aplica con la ayuda de una brocha, en las zonas del rostro que más se suelen broncear con el sol.

Un pequeño truco para aplicarlos consiste en situarse frente al espejo y dibujar con la brocha sobre el rostro un tres partiendo de la sien derecha, pasando por el pómulo y bajando desde el comienzo de la mandíbula hasta la barbilla, y después repetir la misma operación en la zona izquierda de la cara.

Los bronceadores en crema están más indicados para las pieles secas. No llegan a ser tan cubrientes como un fondo de maquillaje, pero utilizado sobre la piel hidratada puede dar la sensación de una piel radiante, relajada y, aparentemente, sin maquillar.

Los bronceadores en gel son más transparentes, y son adecuados para casi todo tipo de pieles. Actúan como un tinte, aunque no duran tanto como los autobronceadores porque su composición no reacciona al contacto con la queratina de la piel.

En cualquier caso, elijas el producto que elijas, y sea cual sea tu tipo de piel, no olvides que la base para lucir una piel radiante radica en hidratar diariamente y exfoliar con cierta regularidad.

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *