Top 5: Los peores errores de maquillaje (II)

Top 5: Los peores errores de maquillaje (II)

Con este post queremos completar la lista de los peores errores de maquillaje que comenzamos la semana pasada, donde ya te comentamos cuáles eran algunos de los fallos más imperdonables que podías cometer a la hora de maquillarte, como el temido efecto careta, o el pecado del exceso de colorete o de las cejas descuidadas. Sigue leyendo y toma nota de todo lo que no debes hacer para lucir un maquillaje impecable.

Párpado monocolor: Evita a toda costa los maquillaje en los que se apuesta por esta técnica. Puede que en la pasarela queden muy llamativos y espectaculares, pero queda excesivamente teatral para la vida cotidiana. No combines tampoco dos tonos demasiado próximos en intensidad, y si quieres centrar toda la atención en tu mirada opta mejor por llevar los ojos ahumados con un degradado trabajado al menos con tres tonos diferentes.

Pestañas con grumos: Hoy en día dispones en el mercado de multitud de productos diferentes según el acabado más natural o más intenso que quieras darle a tus pestañas. Sea cual sea tu elección, recuerda aplicar la máscara siempre con movimientos en zigzag separando bien las pestañas desde la raíz y evitando que se formen grumos, que te darán aspecto de no haberte desmaquillado bien, y le aportarán demasiada pesadez a la mirada. Si tras aplicar la máscara aparecen los temidos grumos, vuelve a peinarlas y elimina el exceso de producto con un peine específico.

Banana en pico: La banana debe difuminarse siguiendo una línea ligeramente ascendente, pero nunca debe estar excesivamente definida ni terminar en pico, ni siquiera si lo que intentas es lucir un look pin-up.

Perfilador visible: El objetivo del perfilador de labios es el de corregir los pequeños defectos que la forma de nuestros labios pueda tener. Por eso es importante que pase todo lo desapercibido que podamos, y la mejor manera de conseguirlo es que sea del mismo color que la barra de labios que aplicaremos después, o incluso más claro.


No respetar la forma del labio: Una cosa es «corregir los pequeños defectos de forma de nuestros labios» y otra muy diferente inventársela del todo. No ser consciente del límite natural de tus labios puede tener unos resultados realmente cómicos y ponerte en evidencia.

¿Qué os parecen estos errores? ¿Son más comunes de lo que pensamos?

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *