Videoblog: ¡Llévate una sudadera de Nonoloa GRATIS!

Videoblog: ¡Llévate una sudadera de Nonoloa GRATIS!

Nuestro videoblog de esta semana está dedicado a todos nuestros lectores masculinos, que con toda la atención que prestamos habitualmente a la moda femenina, seguramente creeréis que los tenemos un poco olvidados. Para demostraros que no es así, esta semana os traemos una venta que hará las delicias de los más atrevidos y urbanitas: Nonoloa.

Si dais un paseo por nuestra web, encontraréis en esta campaña camisetas y sudaderas, tanto para chicos como para chicas, con estampados con el arte urbano y el graffiti como protagonistas. Prendas muy originales para no pasar desapercibido, que también podréis encontrar con dibujos de inspiración oriental.

¿Quieres saber cómo llevarte una de estas sudaderas completamente gratis? ¡Pues mira nuestro vídeo y participa en nuestro concurso con un comentario!

Consulta aquí las bases legales del concurso.
Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por
Hay 8 comentarios para este artículo
  1. Jose Olmos en 8:13 am

    Estaba en un supermercado con mi novia, una cola en la caja interminable, y de repente una señora empieza a poner nuestra compra en las bolsas… yo, que ya estaba cabreado de tanto esperar, empecé a chillar:
    –Pero bueno, señora… ¿se puede saber qué está haciendo robando mi compra?
    Se giró todo el supermercado, y ella muy educadamente me contesta.
    –Señor, trabajo aqui, le estoy ayudando a poner la compra en las bolsas

  2. Pablo en 5:23 pm

    Una de las cosas que me pasa muy frecuentemente es que, cuando estoy en una sección femenina (siempre acompañando a alguien, obviamente) me pongo a ojear la ropa y… a veces viene algun cliente/a preguntando por alguna prenda. Resulta que me confunden con un dependiente.
    Pero… si mi acompañante está en el probador, qué debo hacer?
    Al principio me sorprendió, ahora ya lo veo como algo normal.

  3. Sento Perez en 8:34 am

    Para ganarme a mi chica no se me ocurre otra cosa que acompañarla de tiendas, el primer día de rebajas… qué locura! entró a probarse un pantalón y le estaba grande así que me mandó a por una talla menos, cuando por fin los encuentro me los arranca literalmente una señora mayor de las manos. No dí crédito, le dije, señora los tenía yo y ella se alejó con una sonrisita y murmurando… ayyyy, la juventud de hoy en dia, que descarados que son, por dios!

  4. Vicente Pablo en 8:03 am

    Creí que mi novia me invitó a que le acompañara a las rebajas para estar conmigo, pero fue para utilizarme! nada más entrar en las tiendas me tenía que poner en la cola de la caja mientras ella elegía los modelitos.

  5. Manuel Martínez en 1:05 pm

    No es cosa infrecuente que nuestra mujer nos diga «Tenemos que bajar al centro para comprar cuatro cositas que nos hacen falta» Ni tampoco es inhabitual que esas «cuatro cositas» se conviertan en veinte o treinta. La previsión de la lista de la compra se desmadra.
    La verdad es que no me gusta salir de compras en general y que soy un gran defensor de las compras Online que nos ha facilitado tanto la vida. Pero aun así, mi esposa, para según que productos es reacia a ello. Cuando ella me dice que hay que ir a comprar, para mi es una pesadilla de la que no puedo despertar. La semana pasada mismamente me informó que era preciso acercarse al hipermercado a comprar detergente, lo que no me comentó, es que ese detergente por lo que se ve, ahora se dispensa en la sección de moda del centro comercial al que solemos acudir. Desconocía que el formato de dicho producto venía ahora en forma de blusa o de falda y que para adquirirlo era necesario pasarse dos horas en el probador. Debe ser una nueva técnica comercial para personalizar el lavado, porque al terminar la compra, regresamos a casa y en lugar de colocar la compra en el sitio habitual, (junto a la lavadora), ese nuevo producto fue colocado dentro del armario en una percha.
    ! Aviso a Navegantes ¡Desconfiar de las mujeres, cuando os digan que hay que salir a comprar o bien detergentes o betún para los zapatos o cualquier producto susceptible de ser modificado en su formato original. Y tener en cuenta que cualquier solicitud de aclaración al respecto puede ser utilizado en contra nuestra.

    Manuel.

  6. Marga en 6:49 am

    Lo que hay que hacer para vestirlos. Aunque el campeón es mi cuñado. Si habláramos en términos de ciclismo, podríamos decir que obliga a mi hermana a hacer una contrarreloj cuando va de compras. Literalmente. La «suelta» en una calle comercial o en un centro comercial y le pone hora que, lo más habitual, no da para hacer unas compras de ropa a principio de temporada en condiciones. Y menos si tienes dos hijos y, atención: una prepúber capaz de combinar el lazo del pasador con los cordones de las zapatillas y, por supuesto, con tendencia enfermiza al rosa. Y un adolescente, éste ya enfermo del todo, enamorado de la moda juvenil, con unas rigidísimas normas en el vestir. Y eso que no pertenece a tribu alguna. Es decir, gimkana para tres. ¡Oido, cocina! ¿Qué hace cuándo puede, la pobre mía? Recurrir a mí que también tengo coche para que la lleve a dejarse la extra en ropa. No, si ella se sacó el carné pero, como dice, el de ciudad, no el de carretera. Y, al vivir en un pueblo, si quieres marquitas… Ah, mi cuñado no tiene problemas para vestirse. Dos de sus hermanos se dedican al comercio textil: les encarga directamente lo que quiere y se quita de problemas. Así pues, volviendo a las compras, nos quitamos de en medio al cuñado y, felices y contentas, nos vamos las tres, mi hermana, mi madre, que se apunta por si ve algo o le compra algo a los «niños» y yo, y, por si fuéramos pocos, se apuntan los niños, que tienen que elegir su ropa, que si no, nos cuesta otro viaje. Y una tarde, vale. Dos, dos, dos son dos tardes, leche.

  7. Jose Jota en 9:04 am

    Ir a nueva York con mi mujer creí que iba a ser un viaje turísitico, pero en cuanto llegamos mi mujer empezó a entrar a todas las tiendas, hasta hicimos una “excursión” en autobús a un oulet! y yo que quería ir a Central Park! Tuvimos que comprar hasta maletas nuevas para meter toda la ropa que había comprado. El próximo viaje a una isla paradisíaca!!!

  8. Pingback: ¡Ya tenemos ganadores del concurso de Nonoloa! | BPrimeriti