Golpe de calor: qué es, síntomas y como se evita

Golpe de calor: qué es, síntomas y como se evita

Durante el verano es importante tener cuidado con el aumento de las temperaturas, sobre todo, cuando nos encontremos en zonas muy calurosas o durante las tenidas olas de calor. Si quieres aprender sobre cómo combatir la ola de calor, así como conocer un poco sobre qué son los temidos golpes de calor, cuáles son sus síntomas y cómo se pueden evitar, hoy hablaremos un poco sobre ello.

Golpe de calor qué es

En primer lugar, es importante comenzar aclarando qué es un golpe de calor. Aunque sea normal tener calor en verano, un golpe de calor es algo muy serio, por lo que es de vital importancia saber reconocerlo, pues, nuestra vida podría estar en juego. Un golpe de calor se produce cuando el cuerpo no logra regular su temperatura por los mecanismos normales como, puede ser el sudor, haciendo que la temperatura aumente bruscamente. Cuando esto ocurre, el cuerpo no solo pierde agua, sino también sales esenciales, lo que hace que el buen funcionamiento del organismo se vea perjudicado.

Seguramente habrás oído alguna vez acerca de la insolación. Este es un tipo de golpe de calor en el que la temperatura del cuerpo aumenta demasiado tras una exposición prolongada de sol. Sin embargo, el golpe de calor puede ocurrir sin sol, en sitios cubiertos, por ejemplo, cuando se realiza un ejercicio físico demasiado intenso en un lugar poco ventilado y con mucho calor. El cuerpo no logra soportar ese aumento de temperatura y entra en shock. Esto puede ocurrir en el mismo día, o varios días después, por lo que es muy importante saber reconocer los signos de alarma.

Síntomas golpe de calor

Algunas señales de alarma de poder está sufriendo un golpe de calor son las siguientes:

  • Sequedad en la boca y una sed insaciable.
  • Excesiva sudoración.
  • Temperatura corporal de más de 39 grados (en la axila).
  • Piel seca.
  • Sensación de calor sofocante.
  • Cansancio, debilidad o agotamiento.
  • Vértigos o mareos.
  • Agitación.
  • Calambres musculares.
  • Náuseas o vómitos.
  • Falta de apetito.
  • Dolores de estómago.
  • Un dolor de cabeza muy característico, en el cual se nota sensación de latido u opresión.
  • Desorientación, estado de confusión…
  • Incluso, puede provocar convulsiones o coma.

En el momento de que notes varios de estos síntomas, deberías de estar muy pendiente por si fuese necesario acudir a urgencias.

Como evitar golpe de calor

Cuando nos encontremos con temperaturas demasiado elevadas, deberemos evitar tanto las bebidas muy frías como las muy calientes, así como las bebidas muy azucaradas o la cafeína. Los refrescos no son una buena opción para evitar un golpe de calor. Tampoco es bueno aplacar el calor a base de cerveza. El alcohol también aumenta la temperatura corporal, haciendo que se sude demasiado y se pierda líquidos.

Por otro lado, las comidas copiosas tampoco son una buena opción ya que hace que la digestión sea más lenta y aumente la temperatura corporal.

No deberías realizar actividad física intensa cuando haga mucho calor, ni al aire libre, ni en lugares poco ventilados.

Aunque estos consejos son para todo el mundo, hay que poner especial cuidado con los niños y ancianos.

Algunas consideraciones a tener en cuenta son ofrecer agua regularmente, no esperar a que pidan. Los niños pueden estar demasiado ocupados jugando y olvidarse de que tienen sed, y las personas mayores, también pueden olvidarse de beber lo que necesitan.

Dentro de casa, usar la mínima ropa posible y en la calle, ropa holgada, de algodón y de colores claros, los cuales, no atraigan los rayos solares.

También hay que refrescarles con frecuencia el cuerpo. Cuando la temperatura sea muy elevada, intentar que no se agiten tratando de distraerlos con actividades calmadas.

Utilizar aire acondicionado o en su defecto, tratar de permanecer en lugares bien ventilados.

Y, por último, aunque quizás uno de los consejos más importantes, tratar de no permanecer en la calle a las horas de más calor, como el mediodía. Cuando no haya más remedio, tratar de proteger al niño (o a la persona mayor) con gorro, crema solar y ropa que le cubra el cuerpo, como camisetas de mangas largas. Las gafas de sol también son importantes.

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *