Oficina en casa: cómo organizarla

Oficina en casa: cómo organizarla

Desde hace tiempo muchos nos hemos visto obligados a realizar teletrabajo, aunque otros, ya trabajábamos en casa antes de que comenzase el confinamiento. Si tu también trabajas desde casa, seguro que te viene bien tener una oficina en casa. Es importante tener un espacio para trabajar, donde te puedas concentrar y aislarte del resto de actividades de tu casa. Si no tienes mucho espacio y no te sobra una habitación para convertir en tu oficina, no te preocupes, puedes crearte un pequeño espacio para trabajar prácticamente en cualquier lugar. En Primeriti te contamos como hacerlo.

Ideas oficina en casa

Lo ideal sería que tu oficina se encontrase en una habitación lo más tranquila posible, donde no pudieses escuchar ruido y te pudieras concentrar. Sin embargo, no a todo el mundo le sobra una habitación en su casa para convertir en oficina, sobre todo, no es habitual tenerla si habitualmente se trabaja fuera de casa. En este caso, puedes colocar tu zona de trabajo en otra habitación, aunque ya se use para otras funciones. En ese caso, intenta colocarla en la zona donde menos ruido haya y menos personas pasen por ahí durante el día. Podrías, por ejemplo, colocarla en la cocina si te sobra espacio o en el comedor, el cual, quizás solo se use a la hora de la comida. Incluso, podrías utilizar un armario empotrado como oficina. Puedes sacarle las divisiones y meter una mesa y colocar algunas baldas para todo lo necesario. Cuando termines de trabajar, solo tendrás que cerrar el armario, y nadie sabrá que trabajas ahí.

Otro factor que debes tener en cuenta es la iluminación. La iluminación natural es lo mejor para trabajar, por lo que, si tu oficina está junto a una ventana, mejor que mejor. Además, deberías colocar una buena lámpara, la cual necesitarás en días nublados o cuando aún no ilumine el sol.

La silla es prácticamente lo más importante de una zona de trabajo. Pasarás muchas horas sentada en ella, por lo que debe ser lo más cómoda posible. Aquí merece la pena realizar una inversión un poco mayor y comprar una de calidad, y no guiarte tanto por el diseño. Una silla puede ser muy bonita pero un poco incómoda para trabajar.

Por último, no te olvides del almacenaje. La mesa, debe ser lo suficientemente grande para que tengas todo el espacio necesario para trabajar con comodidad. No obstante, también te vendrá genial alguna cajonera donde guardar todo el material de trabajo, sobre todo, si la mesa no es muy grande o no incluye nada de almacenaje.

Decoración oficina en casa

La decoración de tu oficina es algo muy personal. Dependerá por supuesto, de si tienes una habitación solo para la oficina, o si tienes que aprovechar otra estancia. Si tienes la suerte de tener una zona de trabajo solo para ti, puedes decorarla como más te guste, pero convendría que tuvieses algunos factores en cuenta. La pintura de la habitación no debe ser ni oscura, ni demasiado llamativa, pues podría desconcentrarte o hacer que no te sientas demasiado bien. Opta mejor por tonos claros, como el blanco, beige, o algún tono pastel.

Tampoco conviene demasiado abusar con los objetos decorativos, pues también pueden desconcentrarte, aunque, si que puedes poner algunas láminas en unos bonitos marcos, o algunas fotos familiares.

Una buena alfombra también quedará bien en tu oficina, aportando un toque de calidez y buen gusto.

 

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *