Vitaminas para la piel

Vitaminas para la piel

Todos sabemos lo importante que son las vitaminas para nuestro organismo. Hay muchos tipos de vitaminas, y, cada una de ellas cumple su función, por lo que es muy importante seguir una dieta variedad y equilibrada, en la que obtengamos todas ellas. Sin embargo, quizás no sabes que hay vitaminas para la piel, las cuales, son también muy importantes. Hay incluso vitaminas que no obtenemos en su totalidad de los alimentos. Ese es el caso, por ejemplo, de la vitamina D, la cual, es muy importante para los huesos, el sistema inmunitario, e, incluso, para prevenir algunos trastornos cognitivos. Si quieres saber más sobre esta vitamina, no puedes perderte ¿Qué vitaminas nos aporta el sol?

Qué son las vitaminas

Aunque siempre hemos oído hablar sobre las vitaminas y casi todo el mundo sabe lo importante que son, quizás sea necesario aclarar qué son las vitaminas. Podríamos hablar largo y tendido sobre ellas, pero, resumiendo, podemos decir que las vitaminas son unas sustancias que necesita nuestro organismo para que se produzca un crecimiento, desarrollo y funcionamiento celular óptimo. Básicamente, son necesarias para que el cuerpo trabaje correctamente. Existen 13 tipos de vitaminas esenciales.

Vitaminas para la cara

Algunas vitaminas hacen que nuestra cara tenga un mejor aspecto, lo que hace que formen parte de algunos productos cosméticos. Ahora, veremos algunos ejemplos:

La vitamina C, actúa como antioxidante, lo que evita que la piel luzca flácida, apagada y que no cicatrice correctamente. Sirve también para sintetizar el colágeno, lo que da soporte a las células de la piel. También sirve para mejorar algunas enfermedades inflamatorias de la piel, como son, por ejemplo, el acné o el eccema.

Por su parte, la vitamina A es muy útil también para el acné. Estimula la renovación del colágeno, regula la producción de sebo en las pieles grasas, y hace que la piel luzca más lisa y bonita. Sin embargo, no es conveniente abusar de esta vitamina para la piel ya esta se vuelve mucho más sensible a la luz solar. Si tienes la necesidad de utilizarla, hazlo por la noche, y, durante el día, no olvides aplicar un buen protector solar.

La vitamina E es el complemento perfecto de la vitamina C para la piel. Mejora la hidratación de la piel, la vuelve más tersa y reduce las arrugas. Tiene un gran poder antioxidante, y se encarga tanto de la formación como del crecimiento del colágeno. Si ingerimos de forma habitual esta vitamina, o, aplicamos algún cosmético que la contenga, se reducirá el envejecimiento celular.

En el caso de la vitamina K, que hasta hace poco era una gran desconocida, puede utilizarse para tratar las ojeras y manchas, aunque, de momento no se conoce que cantidades serían adecuadas para lograr buenos resultados.

Por último, nos encontramos con la vitamina B3 y B5. La B3, reduce la sensibilidad de la piel a la luz del sol, y sirve también para controlar algunos problemas cutáneos, como son la rosácea o el acné. Por su parte, la vitamina B5, tiene un gran poder cicatrizante, por lo que viene genial para aplicar en heridas, siempre que ya estén curadas.

Vitaminas para el pelo y uñas

La vitamina C es muy importante para las uñas y el pelo, ya que, aumenta la producción de colágeno. El colágeno hace que el cabello y las uñas crezcan con más rapidez, así como con un volumen mayor.

Por su parte, la vitamina B3, de la que ya hemos hablado anteriormente, también es muy útil para el pelo, pues, nutre el cuero cabelludo y hace que aumente el crecimiento.

La vitamina H, evita la caída y sequedad del pelo, así como la quebradura del pelo.

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *