Mindfulness, la meditación consciente

Mindfulness, la meditación consciente

En el caso de que el estrés se haya instalado en tu vida y busques alguna forma de relajarte, así como, de concentrarte en cosas más importantes, quizás te venga bien practicar alguna actividad como el yoga o la meditación. Sin embargo, no todo el mundo sabe meditar. Meditar es conseguir un estado de atención centralizada en algo en concreto, lo cual, puede ser un sentimiento, pensamiento, un objeto o un elemento de la percepción. Además, hay quienes buscan simplemente la concentración propiamente dicha. El mindfulness es un estilo de vida que incluye la meditación.

Mindfulness ¿qué es?

Ahora, seguro que quieres saber algo más acerca del mindfulness. Vamos a empezar explicando qué es. El mindfulness como ya hemos explicado, es un tipo de meditación, pero va más allá. Su objetivo es alcanzar un estado de conciencia plena. Lo que se intenta es relajar la conciencia sin elaborar juicios de lo que estamos pensando o sintiendo.

La finalidad del mindfulness es la de poder separar a la persona que lo practica de sus pensamientos, para de esta forma reconocerlos. Se trata de conseguir una atención total del presente, dando una mayor importancia al aquí y ahora.

Mindfulness para principiantes

Si quieres comenzar a practicar mindfulness, pero no tienes muy claro cómo hacerlo, quizás te vengan bien algunos consejos.

En primer lugar, deber comenzar a practicarlo durante unos 10 minutos al día, para cuando tengas una mayor experiencia, practicarlo durante 30 minutos diarios. No intentes practicarlo durante mucho tiempo desde el principio, ya que terminarás aburriéndote y frustrándote y abandonarás.

El sitio donde lo practiques también es importante. Debe ser un lugar en el que no haya ruidos, con una buena temperatura, que no sea inferior a 18 grados, ni superior a 25 grados, y, sobre todo, en el que te sientas cómodo.

Algunas personas lo practican con música. Si tú también quieres oír música mientras practicas mindfulness debes tener en cuenta que sea relajante, y que no acapare tu atención, pues de lo contrario, terminarías distrayéndote.

Por último, no te olvides de utilizar ropa con la que te sientas cómodo. Descálzate y quítate joyas o complementos que compriman tu cuerpo.

Ejercicio mindfulness

Antes que nada, es importante conocer en qué posición se practica, ya que, en el caso de no tener una buena postura, podrías terminar lastimándote la espalda o el cuello. Debes estar sentado en el suelo y sentirte cómodo. La espalda, debe tener un ángulo recto, siendo así mejor la respiración. Podrías sentarte en una toalla, alfombra o esterilla. En el caso de que utilices un cojín grueso, deberías inclinar la zona pélvica hacia adelante, sentándote en el extremo del cojín.

Las vértebras deben estar rectas, debiendo sujetar el tórax, el cuello y la cabeza sin que notes ninguna tensión. En el caso de piernas y brazos, deben estar relajados, pero no deben desestabilizar la línea de la columna. Puedes dejar caer los brazos apoyándolos sobre la cadera, o simplemente, los puedes dejar colgar. Si notas alguna tensión, debes reajustar la postura.

A la hora de practicar mindfulness debes concentrarte en la respiración. Tienes que escucharla y sentirla, aunque no pensar en ella. Tienes que reconocerla y dejar que fluya. Cuando te hayas concentrado en la respiración puedes emitir un mantra de forma constante, lo cual, lleva a la relajación. Normalmente, se suele utilizar el sonido “ohm”, aunque se pueden repetir frases cortas del tipo “estoy bien”. Puedes repetir el mantra tanto a viva voz, como mentalmente.

Después, es importante que pienses en un lugar relajante, el cual te produzca bienestar. No es necesario que sea un lugar real, puede ser imaginario.

 

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *