Día de todos los santos: ¿Qué dulces comer?

Día de todos los santos: ¿Qué dulces comer?

El 1 de noviembre se celebra el día de Todos los Santos en muchos lugares, y es un día en el que recordamos a las personas que ya no están con nosotros.

En España tenemos la costumbre de celebrar cada fiesta con alguna comida típica. En Semana Santa comemos torrijas y pestiños, en Reyes comemos Roscón de Reyes… Y en el día de Todos los Santos no podía ser de otra manera. ¿Qué dulces comemos en este día?

Si además del día de Todos los Santos, celebras la noche anterior, te ayudamos con la Decoración para Halloween.

Dulces típicos de Todos los Santos

  • Castañas Asadas. Aunque no sea un dulce en sí, si que las podemos tomar de postre, y son muy típicas tanto en este día, como en otoño, en general. Son muy fáciles de preparar. Solo tienes que hacerles un pequeño corte, echarles un poco de sal, y meterlas al horno hasta que empiecen a dorarse. ¡Están deliciosas!
  • Buñuelos de viento. Es un dulce muy sencillo que se hace con una masa de harina, mantequilla y huevo. Se fríen en aceite y después, se espolvorean con azúcar glas.
  • Huesos de santo. Quizás este sea el dulce más común en esta fecha. Se trata de un postre de mazapán relleno de dulce de yema.
  • Panellets. Son unos dulces tradicionales en la cocina balear, valenciana o catalana para el día de Todos los Santos. Son unas bolitas hechas con almendra molida, azúcar, huevo y ralladura de limón. Los tradicionales están cubiertos de piñones, aunque existen más variedades, como la de café, pistachos, chocolate…
  • Pestiños. Son un dulce típico de Andalucía. Es común comerlos en Semana Santa o Navidad, aunque también en el día de todos los santos. Se hacen con harina, aceite de oliva y azúcar. Hay dos versiones, recubiertos de azúcar y canela o de miel.

Origen del día de Todos los Santos

Ahora que ya hemos hablados de los dulces típicos del día de Todos los Santos, ha llegado el momento de hablar un poco sobre el origen de este día.

El día de Todos los Santos es una fiesta de origen religioso bastante antigua. Su origen data de mediados del siglo IX, momento en el cual, el Papa Gregorio IV extendió la celebración del 1 de noviembre a toda la iglesia católica, para conmemorar a todos los difuntos que después de superar el purgatorio se habían santificado consiguiendo la vida eterna ante Dios.

El origen del nombre de el día de Todos los Santos se debe a que en esta fiesta también se rinde tributo a los santos que, aunque no hayan sido canonizados, si que viven en presencia de Dios.

La tradición es acudir ese día al cementerio para visitar las tumbas de nuestros seres queridos para que sepan que aún les recordamos. En ese día se aprovecha para arreglar las tumbas, limpiarlas, y ponerles flores, aunque hay personas que aprovechan los días anteriores a la fiesta para arreglar las tumbas, de modo que el día 1 estén presentables.

En esta fecha también se realizan misas conmemorativas y se representa en muchos lugares la obra de Don Juan Tenorio, pues la obra tiene lugar en la noche de Todos los Santos, y la muerte está muy presente en ella.

Como curiosidad, cabe señalar que, en España, el 1 de noviembre es el día que más flores se vende, superando incluso a San Valentín. Hay personas que optan por las flores artificiales, pues son más duraderas, aunque muchas optan por las coronas o centros de flores naturales. Las flores más vendidas estos días son los crisantemos, rosas, claveles y margaritas.

 

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *