Pilates en casa

Pilates en casa

Realizar deporte con frecuencia es algo que no todo el mundo hace, pero si que deberíamos hacerlo. La mayoría de personas llevan una vida bastante sedentaria, lo que es muy perjudicial para la salud. No solo es peligroso para tu aspecto físico, sino que hay muchas enfermedades que suelen aparecer por no llevar una vida lo suficientemente activa. Si hasta ahora llevas un estilo de vida sedentario, pero quieres hacer algo al respecto, puedes probar con el pilates en casa.

Qué es pilates

Antes que nada, es importante que expliquemos qué es pilates. Seguro que te suena, pero, por si no conoces sus beneficios, ahora haremos un repaso.

El pilates es un ejercicio físico anaeróbico en el que es necesario tener un buen control de la respiración, así como la concentración suficiente para realizar distintos movimientos. Controlar la respiración es importante para ejercitar de forma correcta los músculos y oxigenarlos. Para ello, inhalaremos por la nariz mientras que mantenemos en tensión los músculos abdominales.

El pilates es un deporte muy completo y ofrece varios beneficios para la salud, los cuales son los siguientes:

  • Reduce el estrés.
  • Aumenta la elasticidad.
  • Fortalece los músculos.

Además, hay otra gran ventaja, y es que puede realizarse casi en cualquier sitio, con muy pocos materiales, por lo que resulta un deporte barato.

No se necesita estar en muy buena forma para empezar a practicarlo, ni contar con grandes habilidades. Puede practicarlo cualquier persona. No importa la edad, o la forma física, ya que se trabaja con las partes del cuerpo, no con máquinas o pesas.

Ejercicios de pilates

Ahora, ha llegado el momento de hablar de ejercicios de pilates. Si ya te ayudamos el otro día contándote cómo empezar a correr, ahora te ayudaremos con el pilates.

  • El roll up puede ser un ejercicio simple para comenzar. Siéntate en la esterilla con las piernas estiradas e intenta agarrarte los pies con las manos. Mantén la tensión muscular durante unos 15 segundos. Repite el ejercicio varias veces. Con él fortalecerás los hombros, abdominales y músculos de las piernas.
  • Ahora, puedes seguir con el Rolling back. Siéntate de nuevo sobre la esterilla. Esta vez debes abrazar tus piernas, las cuales estarán flexionadas hacia el tórax. Apoya en las rodillas la cabeza y mécete hacia atrás. Debes tocar el suelo con los omóplatos a la vez que inhalas. Después, exhala para volver a la posición inicial. Hazlo durante tres minutos de manera continua.
  • Si buscas reducir la flacidez en la parte interna de los brazos, lo mejor es hacer pesas. Para ello, siéntate en una silla con la espalda bien recta y los pies apoyados en el suelo un poco separados. Coge una pesa en cada mano y estira los brazos hacia arriba mientras expiras. Después, flexiónalos hacia la nuca a la vez que inspiras.
  • Para trabajar el tren superior, opta por las flexiones espartanas. Para ello, debes tumbarte bocabajo en la esterilla apoyando las rodillas en el suelo. La espalda y la cabeza debe estar recta. Ahora, realiza lentamente una flexión. Debes sentir la tensión muscular. Repite esto como mínimo 10 veces. Si tienes bastante resistencia puedes hacerlo con las piernas estiradas.

Estos son solo un ejemplo de los muchos ejercicios que puedes realizar en cualquier lugar para fortalecer cualquier parte de tu cuerpo.

Ejercicios pelota pilates

Con la pelota de pilates puedes hacer también un gran número de ejercicios con los que podrás fortalecer abdominales, espalda, piernas, brazos o glúteos.

Vamos a ver un par de ejercicios que puedes realizar con la pelota de pilates, los cuales, son solo un breve ejemplo de todo lo que puedes hacer.

  • El puente. Este ejercicio permite reforzar la zona abdominal, glúteos e isquiotibiales. Túmbate bocarriba con brazos y manos apoyadas y estiradas a ambos lados del cuerpo. Después apoya los pies en la pelota, quedando esta debajo de los gemelos. Debes mantener el cuerpo recto, comprimiendo el abdomen y los glúteos. Aguanta la postura 10 segundos. Después, afloja y vuelve a realizarla. Repite al menos 10 veces.
  • El puente con levantamiento de pierna. Esta postura es prácticamente igual que la anterior, pero esta vez, debes doblar las rodillas en un ángulo de 45 grados, levantar una pierna despacio y mantener 5 segundos la posición. Posa la pierna de nuevo, y levanta la otra. Repite con ambas piernas al menos 5 veces.
Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *