Yoga facial, tu mejor antiarrugas

Yoga facial, tu mejor antiarrugas

¿Te preocupan esas pequeñas arrugas que empiezan a asomar por tu rostro? Quizás uses caras cremas, pero no consigas retrasar el envejecimiento facial todo lo que te gustaría. Es posible que te hayas planteado comenzar con la toxina botulínica, aunque tengas dudas sobre si los resultados serán los esperados.

Ahora, te daremos una buena noticia. No hace falta que inviertas en caros tratamientos de estética, los cuales, resultan dolorosos y no están claros los resultados. Tampoco tienes que comprar cremas hidratantes y antiarrugas carísimas. Solo necesitas realizar Yoga facial, aunque podrás utilizar también Aceite de Ricino, tu aliado en tu rutina de belleza.

Yoga facial ejercicios

Al igual que realizar ejercicio sirve para fortalecer cualquier parte del cuerpo, también es posible fortalecer los músculos del rostro. Con solo 10 minutos al día podemos fortalecer los 57 músculos que tenemos en la cara y en el cuello. Gracias a estos ejercicios podemos recuperar la elasticidad de nuestra piel, consiguiendo un rostro hasta tres años más joven.

Realizando yoga facial, no solo conseguirás mejorar tu apariencia, sino que podrás reducir algunos signos de envejecimiento visibles. Sin embargo, también fortalecerás los músculos del rostro, volviéndolo más tonificado, joven y firme.

Estos ejercicios sirven también para nutrir las células de la piel, oxigenándola, mejorando la circulación. Con el yoga facial se estimula la producción de elastina y colágeno, y esto hace que la piel se vea más flexible, tonificada y suave.

Yoga facial ojos

Si lo que más te preocupa es la zona de los ojos, y las temidas patas de gallo, ahora te explicaremos un par de ejercicios muy útiles para esta zona.

Lo primero que debes hacer es poner los índices entre el entrecejo y comenzar a dar pequeños golpecitos alrededor de los ojos. Ese mismo movimiento deberás repetirlo en la parte de arriba de las cejas, continuando bajo los ojos en la parte de arriba de los pómulos. Después, tienes que continuar en las esquinas de dentro de los ojos. Ahora, repítelo en la otra dirección.

Después, acaricia el párpado inferior con los dedos desde la nariz hacia fuera cuatro o cinco veces. Este ejercicio ayuda a relajar y calentar la zona de los ojos.

Con el primer ejercicio podrás reducir las arrugas del contorno de ojos, relajando los músculos y aumentando la circulación y con el segundo ejercicio activarás el flujo sanguíneo de la zona, reduciendo bolsas y ojeras.

Yoga para la cara

Hay muchos ejercicios que puedes realizar para mejorar tu aspecto facial, aunque vamos a centrarnos en uno o dos ejercicios por zona. El cuello es tan importante como la cara, por lo que empezaremos con un ejercicio para levantar y tonificar los músculos del cuello, eliminando líneas y arrugas, para después ir subiendo por el resto de la cara.

Cuello

Trabajaremos el cuello con un ejercicio llamado neck roll. Se hace mirando hacia delante y girando la cabeza hacia la derecha, alineándola con el hombro derecho. Después, inclínala hacia atrás y mantén la postura 8 segundos. Vuelve a la primera posición y haz lo mismo hacia el lado izquierdo.

Papada

Ahora, ha llegado el momento de trabajar la papada. Para ello pondremos una mano debajo de la barbilla, como si sujetásemos la cabeza. Empuja la barbilla hacia abajo, apoyando el codo sobre la otra mano. Mantén esa postura durante tres respiraciones profundas y toca la parte inferior de la barbilla con los dedos de la mano, dando pequeños golpecitos. Hazlo con ambas manos durante 15 segundos aproximadamente.

Mandíbula y labios

En el caso de que busques una mayor firmeza en la mandíbula, así como mejorar los labios, te vendrá bien el ejercicio de besar el cielo. Para ello, inclina la cabeza hacia atrás suavemente, haz el gesto de dar un beso mirando hacia arriba. Repítelo 10 veces sin olvidarte de hacer el sonido del beso.  Ahora, relaja la cara y respira profundamente. Cuando hagas eso, imagina que soplas una vela. Repítelo dos veces más.

Mejillas, surcos nasolabiales y líneas alrededor de la boca

Este ejercicio es muy completo. Lo primero que tienes que hacer es ocultar con dientes con los labios y poner la boca como si fueses a decir la letra O. Sonríe lo máximo que puedas sin mostrar los dientes. Es posible que se te arruguen los ojos. Si es tu caso, estíralos con las manos. Repite seis veces este ejercicio.

Después, coloca el dedo índice en la barbilla y mantén la sonrisa. Inclina lentamente la cabeza hacia atrás y mueve la mandíbula hacia arriba y hacia abajo. Ahora, relájate y repítelo otras dos veces.

 

 

 

Siguiente post:
Post anterior:
Este artículo fue escrito por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *